Fomentar la integración social urbana constituye uno de los principales desafíos para la calidad de vida en las ciudades chilenas. La Politica Nacional de Desarrollo Urbano (PNDU) plantea la necesidad de que las ciudades sean lugares inclusivos, que entreguen condiciones básicas de calidad de vida a todos sus habitantes, respetando sus particularidades y su libertad de elección. Para esto, es clave reducir la segregación espacial, a través de la promoción de una oferta viviendas que sea adecuada para los diferentes grupos de ingresos.

/ Atributos
/ Indicadores
Proximidad residencial de grupos de distinto NSE Porcentaje de unidades vecinales de la comuna que tienen entre 20% y 60% de hogares vulnerables Índice de segregación de la población vulnerable
Calidad espacio público Porcentaje de manzanas con veredas con buena calidad de pavimento
Déficit habitacional cualitativo Porcentaje de viviendas particulares que requieren mejoras de materialidad y/o servicios básicos
Déficit habitacional cuantitativo Requerimiento de viviendas nuevas urbanas Porcentaje de viviendas en situación de hacinamiento Porcentaje de viviendas con situación de allegamiento externo
Accesibilidad digital domiciliaria Tasa de conexiones residenciales fijas de internet por cada 1.000 viviendas particulares
Hogares en situación de pobreza Porcentaje de la población en situación de pobreza (pobreza por ingresos MDS) Porcentaje de la población en situación de pobreza (pobreza multidimensional MDS)
Seguridad Ciudadana Número de denuncias por delito en el espacio público cada 100 habitantes
Acceso a servicios energéticos básicos domiciliarios Indisponibilidad de suministro eléctrico - indicador SAIDI anual